Blog https://www.femturisme.cat/es/pueblos/caldes-de-malavella

https://www.femturisme.cat/es/pueblos/caldes-de-malavella

12 de Enero de 2019 Finques Sa Palomera

Caldes de Malavella se encuentra a medio camino de la Costa Brava y de la Sierra de las Guilleries, la llanura de la Selva, rica en contrastes, patrimonio y tradición. Así pues, Caldes de Malavella, se encuentra situado en un lugar estratégico de comunicaciones, y por ello, siempre ha sido tierra de paso y tierra de huellas. El rastro de todas las civilizaciones que han habitado nuestro país está presente en la villa.

En Caldes pueden perder horas y horas recorriendo las rutas de senderismo y las diferentes rutas urbanas para el conocer el patrimonio. Pero si después de los largos paseos necesitan aún más relajación, las aguas del pueblo, de reconocidas propiedades curativas, les facilitarán un tratamiento hidroterapéutico, desde las fuentes de agua caliente o desde nuestros balnearios.

Un poco de historia...

Los orígenes del pueblo de Caldes se remontan al paleolítico superior, dato que se ha conocido recientemente gracias a las excavaciones que se han llevado a cabo en el Puig de les Ànimes. El hallazgo, un bóvido fosilizado, demuestra que Caldes ya era un lugar de paso, ya que en época de caza se desplazaban siguiendo los rebaños de animales y debían detenerse en lugares donde hubiera agua.

Pero no es hasta el s. I aC cuando se empiezan a explotar las aguas. Los pioneros son los romanos quienes, en época del emperador Augusto, construyen unas termas en el Puig de Sant Grau y el Puig de les Ànimes, el entonces llamado AQUAE CALIDAE, donde los visitantes que llegan por la Vía Augusta sacan un provecho hidroterapéuticoLa caída del imperio romano y la entrada de los pueblos bárbaros llevan al pueblo de Caldes una época de rebeliones y crisis económicas y sociales, que hacen que haya una despoblación con migraciones a zonas montañosas. El uso terapéutico de las aguas desaparece y sigue desaprovechada con la repoblación que se produce con la entrada del sistema feudal y también con la liberación de las tierras por parte de Jaume I. Tenemos constancia de que el s.XV se construye un hospital para pobres, donde antes había habido las termas, reapareciendo la actividad termal. Pero no es hasta pasada la guerra de sucesión en el s. XVIII cuando se reclama a los gobernadores el resurgimiento de la explotación de las aguas.

Las propiedades curativas de las aguas, ricas en fósforo y sales minerales, han sido el factor aglutinador de población alrededor del antiguo Aquae Calidae y el reclamo de veraneantes en la búsqueda de tratamientos termales. La construcción de los dos balnearios del pueblo, el VICHY CATALÁN (1891) y el PRATS ("Baños Prats", 1840), y su funcionamiento al 100% durante todo el año es un claro ejemplo del efecto imán de las aguasY son los primeros bañistas de estos balnearios, principalmente artistas, aristócratas y burgueses de Barcelona, ​​quien a finales del s. XIX y principios del s. XX contribuyen al crecimiento de Caldes de Malavella, construyendo alrededor de la Rambla de Recolons sus segundas residencias de estilo modernista. Cabe destacar Villa Rosita, el Bell-Estar y la casa donde nació y vivió Francisco Mas y Ros, ilustre compositor de sardanas, hijo de la villa de Caldes.

El Caldes de hoy. ¿Qué podemos hacer?...

BTT / SENDERISMO: En Caldes de Malavella tenemos 2 rutas de senderismo (Riera Benaula y Riera de Santa María), 3 rutas de BTT (Campos del Onyar, San Mauricio y Ruta de las Ermitas) y 3 rutas mixtas (Los Grandes caminos del agua de la comarca de La Selva), Son rutas de nivel medio y de longitud de 9 a 39 km.
Toma especial interés la Ruta de las Ermitas, que nos lleva por St. Mauricio, Sta. Seclina, St. Sebastián, Franciac y St. Andreu Salou. Los recorridos se adentran en frondosos bosques llenos de arroyos y salen a la llanura de la Selva para disfrutar de fantásticas vistas sobre la comarca.

PATRIMONIO: En el núcleo de la villa, entre calles y callejones, encontramos una serie de joyas arquitectónicas. Restos romanos, como las termas del s. I dC (declaradas monumento histórico de interés nacional). Arquitectura medieval, como las murallas del antiguo castillo de Caldes con 3 torres del s. XII, casas medievales como Cal Ferrer de la Plaza, Cal Pimiento, Can Trelles o la plaza de los piojos, la antigua plaza del mercado. Si nos adentramos en la Rambla de Recolons y en la Rambla d'en Rufino vemos, casi a ambos lados, las construcciones modernistas y neoclásicas de los veraneantes de principios del s. XX y, muy cerca, los ábsides, de estilo lombardo, de la iglesia parroquial del s. XI, dedicada a San Esteban, patrón de Caldes.

GASTRONOMÍA: La comarca de la Selva es un paraje de contrastes, como toda Catalunya, pero aquí corregido y aumentado. La cocina no es menos. Se disfrutan platos cocinados armoniosamente y con unos resultados exquisitos; pollo con salsafins, oca con peras, pato a la naranja, jabalí con mermelada de fresa, pollo con ciruelas, perdices con coles, caracoles, ternera con setas. Todo regado con agua de Caldes. Y de postre una buena Tortada de la Malavella, galletas de vichy, Tejas de Sant Grau, Rocs de Sant Maurici y un buen chorro de ratafía, para hacer un "sucamulla".

TERMALISMO: Las aguas de Caldes recogen buena parte de la pluviometría de una cierta área de La Selva. La infiltración tiene lugar gracias a las muchas fracturas que hay en la roca granítica. El agua baja hasta unos 1000 metros y en el transcurso de este descenso se va calentando y adquiere sus propiedades. El origen común de los manantiales de Caldes se pueden agrupar en tres núcleos: el Puig de las Almas, el cerro de San Grau y Puig de Moleres. En cada uno de estos manantiales tenemos varias fuentes; de agua fría y de agua caliente, como la fuente de la Mina, la fuente de Sant Narcís y la fuente de los hervidores, donde el agua brota de entre 56 º y 60 º.

Estas aguas calientes y carbonizadas las recogen los embotellamientos y los balnearios, que ofrecen tratamientos hidrotermales, y paquetes de relajación, adelgazamiento, antiestrés, hidratantes y de belleza.

GOLFImprescindible detenerse en Caldes de Malavella por incondicionales del golf, tanto si sois profesionales como amateurs. Tenemos el PGA GOLF DE CATALUNYA, el único campo de Catalunya incluido en el ranking de los 10 mejores campos de Europa, es un campo de 18 hoyos (par72), reconocido por la belleza de los recorridos y con la particularidad, única en España, de disponer de 5 tees de salida para cada hoyo. Y el PITCH & PUTT Franciac, par-3 y campo de 18 hoyos, con unas magnificas instalaciones para toda la familia.

VISITAS TURÍSTICAS: Si con todas los paseos por las rutas o por el centro de la villa aún no tenéis bastante, los invitamos a conocer el pueblo de la mano de un guía turístico de la Generalitat. Os pasearéis por la historia durante dos horas bajo un guía divertido y ameno, conociendo diferentes lugares emblemáticos, leyendas y aquellos detalles que tanto nos gustan y que se nos escapan con sólo una mirada fortuita.

Puede disfrutar de estos recorridos, diferentes y faceciosos, cada domingo a las 11h de la mañana. La duración de la visita es de aproximadamente 1h30 y la visita se alarga con una visita a la exposición sobre el yacimiento paleontológico El Camp dels Ninots, uno de los más importantes de Europa.

 

La leyenda de la Malavella...

Hace muchos años, cuando Caldes de Malavella se llamaba todavía sólo Caldes, los aldeanos estaban bien atemorizados porque una criatura monstruosa mitad hombre mitad lobo merodeaba por sus calles, entraba en las casas de la gente y se llevaba a los niños. Pero éste no era el único problema de la gente de Caldes. Todo el mundo tenía que pagar unos cargantes impuestos (gallinas, sacos de harina, maíz y otras cosas) a la señora feudal. Esta señora vivía en un gran castillo. Dicen que de tan fea, jorobada y mala todo el mundo la conocía como "mala vella" (mala vieja)!

Un día llegó a la villa un chico muy espabilado que se llamaba Maurici. Maurici quería encontrar un buen trabajo en el pueblo pero nadie le dio. La gente del pueblo le aconsejó que fuera al castillo de la "mala vella" así que una tarde decidió ir. Le abrió la puerta un jorobado, su criado y le dijo que si quería trabajo, ya podía empezar a trabajar. Poco a poco se fue dando cuenta de que en aquel castillo pasaban cosas muy extrañas.

Una noche Maurici vio salir el jorobado de casa y le siguió sin que lo viera. Fue hasta el pueblo y una vez allí, el jorobado sacó del zurrón que llevaba un disfraz de lobo y se la puso. Se subió a una casa por la ventana y salió con el zurrón lleno! Maurici había descubierto que la horrible bestia sólo era el jorobado que llevaba un disfraz de lobo.

Continuó siguiéndolo hasta que llegaron a la cocina del castillo. El jorobado sacó al niño del zurrón y lo puso en una jaula. ¿Qué haría del niño? Enseguida lo supo. El jorobado puso una gran olla a hervir con intención de hervirlo. Tenía que cocinar cada noche un corazón de niño pequeño a la "mala vella" que tenía un pacto con el demonio y si se comía un corazón tierno cada noche tenía poderes sobre los agricultores de Caldes.

El valiente Maurici cuando vio que el agua ya hervía dio un golpe en jorobado y... hacia la olla! Soltó al niño para que fuera a avisar a la gente del pueblo y... cuando tuvo el jorobado bien cocinado, le sacó el corazón y lo llevó a la dueña del castillo. Estaba tan afamada, como siempre, pero en el primer mordisco ya se dio cuenta de que aquel corazón no era tan tierno como los otros. Maurici se le encaró y le confesó que era el corazón del jorobado. La "mala vella" ordenó a los guardias que lo cogieran, pero en ese momento llegó toda la gente de Caldes que había sido avisada por el niño.

La "mala vella" al verlo se fue corriendo del castillo gritando: Volveré, volveré! ... pero nunca más ha vuelto.

Tras echar la "mala vella" el pueblo celebró una gran fiesta en la que Mauricio fue el héroe.

Y cada año por Sant Maurici, la gente de Caldes sube a las ruinas del castillo para recordar y dar gracias a su valentía. Recuerdan con esta fiesta el día en que la "mala vella" y su séquito desaparecieron para siempre de Caldes.

De Caldes.... de Malavella.

Ajuntament de Caldes de Malavella

Encuéntranos en